350 años de publicación científica: desde el “Journal des Sçavans” y el “Philosophical Transactions” hasta SciELO

Por Ernesto Spinak y Abel L Packer

Las revistas científicas cumplen estos meses 350 años desde la aparición del Journal des Sçavans y el Philosophical Transactions. A lo largo de estos años las revistas pasaron a ser el principal medio de comunicación de los resultados de la investigación científica. Acompañan y registran el avance de la ciencia principalmente a partir de mediados del siglo XX. En su conjunto constituyen la memoria dinámica principal del avance del conocimiento científico. Su producción en series periódicas conforma flujos de información científica en las diferentes disciplinas y áreas temáticas que informan a los investigadores el progreso en sus áreas de interés.

Estos flujos de información comunicados por las revistas son controlados por los índices bibliográficos que registran las nuevas comunicaciones y sus interacciones con ideas y datos publicados anteriormente. Estos índices son una fuente indispensable para la actualización científica y una fuente importante de seguimiento y ranking del desempeño de las investigaciones, de los grupos de investigación, de las instituciones, áreas temáticas, de países y, claro, de las revistas. En resumen, las revistas son parte integral de la infraestructura de la ciencia.

Existen diferentes estimaciones del número de revistas científicas. El índice Ulrich’s registra más de 70 mil revistas “refeered/peer-reviewed”, de las cuales más de 50 mil son publicadas online. En mayo de 2014 el Portal de Periódicos de CAPES daba acceso a más de 37 mil revistas científicas en textos completos. El índice WoS cubre más de 13 mil revistas, el Scopus más de 20 mil y SciELO más de mil.

Con el surgimiento de la Web y su consolidación en las últimas dos décadas y media como el principal medio de intercambio de información de la humanidad la publicación online pasó a ser también el medio principal de la comunicación científica. Con las facilidades de las tecnologías de información y comunicación, las revistas y los índices bibliográficos se han renovado y muchas innovaciones están en curso. La disponibilidad e interoperabilidad online han sido los principales avances al lado de la emergencia del acceso abierto, de la publicación continuada de artículos tan pronto son aprobados por los comités editoriales, de los megajournals y del fortalecimiento de la visibilidad de las revistas de los países emergentes y en desarrollo con programas y redes como SciELO y similares.

Las comunicaciones entre los científicos se han acelerado favorecidas por la Web y los sistemas de apoyo a las redes sociales. En muchos casos la comunicación directa se asemeja a las cartas entre científicos que precedieron el aparecimiento de las revistas. Porque la historia hace 350 años comenzó así, mediante comunicaciones y cartas entre la “communauté de savants” o “community of scholars”. Recapitulemos un poco la historia.

Al finalizar la Edad Media el conocimiento científico era un corpus enorme construido a lo largo de siglos mediante el esfuerzo admirable de escolásticos que intentaban sintetizar la filosofía aristotélica con la tradición cristiana. Al comenzar la Era Moderna y llegando al siglo XVII encontramos una cantidad de grandes nombres que se sienten comprometidos en establecer ese conocimiento científico sobre bases más firmes.

Solo por mencionar algunos, tenemos a Francis Bacon, Galileo, Descartes, Robert Boyle, Spinoza, Leibniz, Newton y muchos otros, que se involucraron en la búsqueda de un núcleo en común de la sabiduría, es decir un núcleo filosófico en que pudiera basarse el conocimiento, que les permitiera enfrentar la tradición filosófica que recibieron. Se buscaban nuevas vías para lograr la unidad del conocimiento bajo un nuevo paradigma que incluyera la experimentación y la posterior comunicación de los resultados a los colegas, en la forma de cartas al principio y, más tarde gracias a la imprenta, pudiera darse una difusión más amplia.

Entonces en 1665, hace ya 350 años, y con tan solo 60 días de diferencia, surgieron por vías diferentes, de un lado y otro del Canal de la Mancha, las dos primeras “publicaciones científicas”, que anteceden a las actuales. Estas publicaciones fueron el Journal des Sçavans y las Philosophical Transactions más tarde renombradas para Journal des Savants y Philosophical Transactions of the Royal Society, respectivamente.

El 5 de enero de 1665, se edita en París el primer número del Journal des Sçavans, bajo el patrocinio privado del abogado y miembro del parlamento Denis de Sallo, Sieur de la Coudraye y apoyado por Jean-Baptiste Colbert, Ministro de Economía, quien dos años más tarde funda la Académie Royale des Sciences (diciembre 1666).

El Journal des Sçavans proclamó desde el principio su ambición de difundir noticias sobre los libros y las personas de la “République des lettres”, lo que no solamente incluía la investigación científica como la conocemos hoy, sino también las discusiones intensas sobre la filosofía Cartesiana, que llenaba todas las áreas del pensamiento en ese siglo, tanto a favor como en contra. Descartes era el tema de las conversaciones eruditas en París y las provincias, y por más de 50 años no había un solo libro publicado en Francia que no tuviera una discusión filosófica con Descartes como objeto.

El Journal des Sçavans impuso un nuevo estilo de escritura y formas de diseminar el conocimiento científico, indicando sus cinco objetivos en el primer número:

  1. El editor anuncia que informará a los lectores sobre los nuevos libros publicados en Europa, no solamente en listas de títulos, sino también comentarios y descripciones breves de los contenidos.
  2. Obituarios de personas famosas con sus bibliografías.
  3. Comunicaciones de experimentos y descubrimientos en Física, Química, que expliquen los fenómenos de la naturaleza, observaciones astronómicas, máquinas útiles y descripciones anatómicas de animales.
  4. Decisiones en las cortes religiosas y seculares, así como también los edictos de censura.
  5. En forma general “no habrá nada que ocurra en Europa que valga la pena conocerse por los hombres de letras que no se pueda aprender en este Journal

El alcance del Journal des Sçavans, de manera general era informar sobre todo lo que estuviera ocurriendo en la comunidad de los “savants” así como la comunicación de informes de diferentes géneros, lo que muestra que el cuadro filosófico que expresa el Journal es mucho más amplio que el puro Cartesianismo, y que éste es solo uno de sus ingredientes filosóficos, pero que lo trasciende.

Las Philosophical Transactions, la otra revista, es fundada tan solo dos meses más tarde, el 6 de marzo de 1665, y nace y se desarrolla con una historia diferente.

La Royal Society fue fundada en Londres en 1662, siendo uno de sus dos secretarios Henry Oldenburg un filósofo alemán considerado como una de las eminencias de Europa en su tiempo. Oldenburgtenía la tarea de mantener una red extensa de correspondencia científica. Los miembros de la Royal Society se reunían periódicamente para oír la lectura de estas cartas, y era responsabilidad de Oldenburg informar a los miembros que no podían asistir a las reuniones el contenido de las cartas. Entonces Oldenburg comenzó a imprimir esas cartas para diseminar la información a los socios y, buscando una forma de sistematizar la tarea (y ganarse algún dinero), se comenzaron a imprimir como un Boletín… que da inicio a la revista.

Las Philosophical Transactions en comparación con el Journal des Sçavans (con sus cinco objetivos ambiciosos), cubría un rango más reducido de temas, principalmente los que hoy podríamos considerar “científicos”, y relativamente pocas revisiones de libros.

Entonces allí comenzó una historia que en estas semanas está cumpliendo 350 años. Hoy día se siguen publicando ambas revistas, pero el Journal des Sçavans está más orientado al ámbito literario que el científico. Desde febrero de 2014, el Journal des Sçavans está disponible online en Bibliothèque Nationale de France Gallica digital library.

Como reflexión final podríamos agregar, que desde el mismo comienzo de estas revistas había un consenso entre los investigadores y sabios en que los descubrimientos debían ser difundidos y presentarse abiertamente a la evaluación por sus pares. El “peer review” es tan antiguo como las revistas científicas, y además, es interesante notar, que en aquella época, el arbitraje no era un proceso en anonimato ni ciego, sino que era abierto a todos los colegas, una especie de peer review y open Access.

Referencias

ALEXANDRESCU, V. Branching Off: The Early Moderns in Quest for the Unity of Knowledge (Foundations of Modern Thought). 2009.

BANKS, D. Starting science in the vernacular. Notes on some early issues of the Philosophical Transactions and the Journal des Sçavans, 1665-1700. ASp [Online]. 2009, vol. 55. [viewed 24 February 2015]. Available from: http://asp.revues.org/213Date

DOBRE, M. Early Cartesianism and the Journal des Sçavans, 1665–1671. Studium: Revued’Histoire des Sciences et des Universités. 2012, vol. 4, nº 4, pp. 228-240. [viewed 24 February 2015]. Available from: http://www.gewina-studium.nl/index.php/studium/article/view/1557/1594

Journal des savants. Wikipedia. [viewed 24 February 2015]. Available from: http://fr.wikipedia.org/wiki/Journal_des_savants

NORMAN, J. Journal des sçavans: The First Scientific Journal Begins Publication (January 5 1665). History of Information.com. [viewed 24 February 2015]. Available from: http://www.historyofinformation.com/expanded.php?id=2661

Philosophical Transactions of the Royal Society. Wikipedia. [viewed 24 February 2015]. Available from: http://en.wikipedia.org/wiki/Philosophical_Transactions_of_the_Royal_Society

Enlace externo

Bibliothèque Nationale de France Gallica digital library – <http://gallica.bnf.fr/ark:/12148/cb343488023/date.r=journal+des+scavans.langEN>

 

Ernesto SpinakSobre Ernesto Spinak

Colaborador do SciELO, Ingeniero en Sistemas y Lic. en Biblioteconomía, con Diploma de Estudios Avanzados pela Universitat Oberta de Catalunya y Maestría en “Sociedad de la Información” por la Universidad Oberta de Catalunya, Barcelona – España. Actualmente tiene una empresa de consultoría que atiende a 14 instituciones de gobierno y universidades en Uruguay con proyectos de información.

 

Como citar este post [ISO 690/2010]:

SPINAK, E. and PACKER, A. 350 años de publicación científica: desde el “Journal des Sçavans” y el “Philosophical Transactions” hasta SciELO [online]. SciELO en Perspectiva, 2015 [viewed ]. Available from: https://blog.scielo.org/es/2015/03/05/350-anos-de-publicacion-cientifica-desde-el-journal-des-scavans-y-el-philosophical-transactions-hasta-scielo/

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Post Navigation