Plan S – y cargos por procesamiento de artículos (APC)

Por Jan Velterop

El Plan S ha (re)encendido la discusión sobre APCs. Y la discusión sobre “revistas híbridas”. Los dos están relacionados. Se supone que los cargos por procesamiento de artículos cubrirán los costos de publicación de artículos de acceso abierto revisados por pares. Para una revista, los costos reales implican, ante todo, el costo del proceso de revisión por pares: encontrar e invitar a revisores por pares apropiados y administrar la comunicación entre los revisores por pares, editores y autores, de todos los artículos presentados, incluidos los rechazados. Además, existen los costos directos de la composición o la preparación de los manuscritos para publicación, y los del sitio web para su entrega, aunque se aplican solo a los aceptados, obviamente.

Uno de los principios del Plan S, adicional al principio clave mencionado, es que los APC están “estandarizados y limitados”. Queda por ver cómo se puede llegar a los estándares y los límites. La dificultad es la primera categoría de costos: los de administrar el proceso de revisión por pares. Esos costos se incurren por los manuscritos aceptados y rechazados, sin embargo, los APC que deberán cubrir todos los costos solo se imponen sobre los artículos aceptados. Por lo tanto, es probable que varíen enormemente, desde cantidades relativamente modestas para revistas con bajas tasas de rechazo, hasta cantidades sustanciales para revistas muy selectivas con altas tasas de rechazo.

Y luego hay otro factor: la forma en que muchos editores establecen sus tasas de APC. Con suficiente frecuencia, esto no se hace sobre la base de los costos reales (más un margen de ganancia o excedente razonable), sino sobre la base de los ingresos históricos por artículo de las suscripciones. Si el ingreso promedio por artículo en el modelo de suscripción fue del orden de $5000, es probable que el APC sea el mismo o similar.

Este mecanismo es más claro en las revistas “híbridas”, en las que los artículos de acceso pago (pagados por suscripciones) y los de acceso abierto (pagados por APC) se mezclan. Y para los cuales los editores esperan que ambos tipos de artículos produzcan cantidades iguales o similares por artículo. Y aquí es donde radica un gran problema. Las revistas “híbridas” – que suelen ser revistas con una reputación establecida que fueron creadas en la era de la impresión – pueden ser atractivas para muchos investigadores debido al prestigio que se percibe al ser publicados en esas revistas. Pero también es probable que tengan un ingreso de suscripción por artículo relativamente alto, y por lo tanto también un APC relativamente alto para los artículos de AA. Descartarlos como canales aceptables de publicación está sujeto a mucha protesta.

En reacción al Plan S, en noviembre de 2018, 1430 investigadores firmaron una carta abierta1 en la que caracterizan las estipulaciones del Plan S como violaciones de su libertad académica. No están contentos con el requisito de publicar con acceso abierto, y en particular con la estipulación de que las revistas “híbridas” no cumplen con los principios del Plan S. Es interesante que más del 60% de los firmantes puedan ser identificados como que trabajan en química. Lo que puede ser o no significativo (aunque creo que lo es). La principal preocupación de los signatarios es que no podrían elegir libremente en qué revistas publicar, ya que muchas de ellas son revistas de suscripción o “híbridas”. La carta abierta dice que la gran mayoría (> 85%) de los títulos en el área de la química son tal tipo de revistas. Será interesante ver si el sentimiento expresado por los firmantes de la comunidad química es compartido en otras disciplinas.

En el otro lado del debate, hay investigadores que creen que Plan S solo apoya el sistema de publicaciones académicas anacrónicas, con niveles inaceptables de búsqueda de ganancias. En particular, el temor de que la propuesta de “estandarizar y limitar” los APC pueda llevar a una situación en la que ese límite (actualmente, la discusión parece ser sobre una cantidad en el orden de entre $2000 y $2500 por artículo, lo que, por cierto, es bastante poco más bajo que los $5000 o así cobrados por muchas revistas “híbridas”) se convierte en el estándar, y eso significa que es probable que los APC más bajos graviten hacia este nivel. Este sería un problema importante para los investigadores con poca financiación, como los de países en los que simplemente no se dispone de mucho dinero para la investigación. Es poco probable que los financiadores que apoyan el Plan S impidan que los autores publiquen en revistas “híbridas”; simplemente no están pagando por los APC y los autores tienen que encontrar diferentes fuentes de fondos si quieren ir a la ruta de la revista “híbrida”. También es poco probable que se pongan en contra de los solicitantes de subvenciones si apoyan su solicitud con artículos publicados en revistas “híbridas”. El Wellcome Trust, por ejemplo, es explícito al decir que para sus decisiones de financiamiento están “comprometidos a asegurarse de que cuando evaluamos los resultados de la investigación durante las decisiones de financiamiento consideraremos el mérito intrínseco del trabajo, no el título de la revista o editor”2.

Luego, hay, inevitablemente, investigadores y organizaciones de financiación que dan la bienvenida al Plan S como un paso significativo hacia el acceso abierto.

Hay rumores de que los Principios del Plan S están “establecidos en piedra”. Según se informa, esto se basa en un comentario de Robert-Jan Smits3, pero no se proporciona evidencia escrita, y debe descartarse como tal vez un comentario imprudente, o uno provocativo. Por supuesto el Plan S podría evolucionar y ser mejorado. ¿Cómo? Permítanme mencionar solo algunas cuestiones que no deberían ser demasiado difíciles de abordar:

  1. El Plan S podría centrarse más en el requisito de que el acceso a los resultados de la investigación deba ser abierto, y menos en las formas de lograrlo. La forma en que se escribe el plan ahora favorece el acceso abierto “dorado” sobre el acceso abierto “verde”, también conocido como “autoarchivo” en repositorios abiertos, dando solo un rol subordinado (“función de archivo a largo plazo”). El acceso abierto es acceso abierto si los resultados de la investigación se pueden acceder y reutilizar libremente. Y el peligro es que un enfoque tan fuerte en el acceso abierto “dorado” podría tener el efecto de consolidar ese modelo en el futuro previsible.
  2. Los preprints no se mencionan en los Principios del Plan S. Sin embargo, los preprints podrían, y deberían, ser incluidos como una ruta viable para compartir los resultados de la investigación de manera abierta y gratuita, especialmente porque el objetivo del Plan S es “acelerar la transición al pleno y completo Acceso Abierto inmediato”4. Preprints, una idea pionera con éxito en la comunidad de física, ahora está surgiendo en otras disciplinas con mayor velocidad. La buena noticia es que los preprints tienen un rol en la política de acceso abierto de Wellcome Trust5, uno de los patrocinadores del Plan S, por lo que incluir preprints en el plan no debería ser un gran problema.
  3. El plan S promete que “los costos de publicación de Acceso Abierto están cubiertos por los financiadores o las universidades”6. A cambio de pagar dichas tarifas de publicación (APC) a una revista, el Plan S podría exigir la total transparencia de la base financiera para el nivel de cualquier APC que se aplique. Tal vez eso se refiera a que “los financiadores garantizarán conjuntamente el establecimiento de criterios y requisitos sólidos para los servicios que deben proporcionar las revistas de acceso abierto de alta calidad y las plataformas de acceso abierto que cumplan con la calidad”6. Pero sería más útil ser más explícito. La transparencia debería incluir las tasas de rechazo y su desarrollo histórico, los costos de desembolso por artículo, los costos indirectos, los gastos generales y la información sobre las ganancias o la contribución de excedentes de cualquier publicación específica. Esto permitiría a los financiadores eliminar lo que consideran el beneficio excesivo, y posiblemente también las ineficiencias, fuera del sistema. Las eficiencias podrían buscarse, por ejemplo, uniendo fuerzas para compartir plataformas web para la entrega de artículos publicados (algo que SciELO ya está operando), y así reducir los costos operativos.
  4. Dado que el pago de APC ya es una forma de subsidio, los organismos de financiamiento del Plan S podrían ir más allá. En lugar de pagar APC por artículos individuales, el Plan S podría considerar (co)subvencionar todos los costos operacionales de las revistas especializadas (de sociedades) sin fines de lucro que reúnan los requisitos establecidos por un plan establecido por el Plan S. Hacer eso permitiría eliminar la necesidad de un enfoque de “mercado” en publicaciones académicas.

En mi opinión, un Plan S modificado podría dar un impulso muy significativo al acceso abierto, no solo en Europa, sino en todo el mundo.

Notas

1. Reaction of Researchers to Plan S: Too Far, Too Risky [online]. Plan S Open Letter. 2018 [viewed 27 November 2018]. Available from: https://sites.google.com/view/plansopenletter/open-letter

2. Open access policy 2020 [online]. Wellcome Trust. 2018 [viewed 27 November 2018]. Available from: https://wellcome.ac.uk/sites/default/files/wellcome-open-access-policy-2020.pdf

3. SCHNEIDER, L. [social network]. In: @schneiderleonid [online]. Twitter, October 12, 2018 [viewed 27 November 2018]. Available from: https://twitter.com/schneiderleonid/status/1050854837070393344

4. cOAlition S: Making Open Access a Reality by 2020 [online]. cOAlition S. 2018 [viewed 27 November 2018]. Available from: https://www.coalition-s.org/coalition-s-launch/

5. Wellcome is updating its open access policy [online]. Wellcome Trust. 2018 [viewed 27 November 2018]. Available from: https://wellcome.ac.uk/news/wellcome-updating-its-open-access-policy

6. 10 Principles [online]. cOAlition S. 2018 [viewed 27 November 2018]. Available from: https://www.coalition-s.org/10-principles/

Referencias

10 Principles [online]. cOAlition S. 2018 [viewed 27 November 2018]. Available from: https://www.coalition-s.org/10-principles/

cOAlition S: Making Open Access a Reality by 2020 [online]. cOAlition S. 2018 [viewed 27 November 2018]. Available from: https://www.coalition-s.org/coalition-s-launch/

Feedback [online]. cOAlition S. 2018 [viewed 27 November 2018]. Available from: https://www.coalition-s.org/feedback/

MOODY, G. Big boost for Open Access as Wellcome and Bill & Melinda Gates Foundation back EU’s ‘Plan S’ [online]. Techdirt. 2018 [viewed 27 November 2018]. Available from: https://www.techdirt.com/articles/20181106/06451540987/big-boost-open-access-as-wellcome-bill-melinda-gates-foundation-back-eus-plan-s.shtml

Open access policy 2020 [online]. Wellcome Trust. 2018 [viewed 27 November 2018]. Available from: https://wellcome.ac.uk/sites/default/files/wellcome-open-access-policy-2020.pdf

Reaction of Researchers to Plan S: Too Far, Too Risky [online]. Plan S Open Letter. 2018 [viewed 27 November 2018]. Available from: https://sites.google.com/view/plansopenletter/open-letter

SCHILTZ, M. Science without publication paywalls, a preamble to: cOAlition S for the Realisation of Full and Immediate Open Access [online]. Science Europe. 2018 [viewed 27 November 2018]. Available from: https://www.scienceeurope.org/wp-content/uploads/2018/09/cOAlitionS.pdf

SCHNEIDER, L. [social network]. In: @schneiderleonid [online]. Twitter, October 12, 2018 [viewed 27 November 2018]. Available from: https://twitter.com/schneiderleonid/status/1050854837070393344

Wellcome and the Bill & Melinda Gates Foundation join the Open Access coalition [online]. Wellcome Trust. 2018 [viewed 27 November 2018]. Available from: https://wellcome.ac.uk/press-release/wellcome-and-bill-melinda-gates-foundation-join-open-access-coalition

Wellcome is updating its open access policy [online]. Wellcome Trust. 2018 [viewed 27 November 2018]. Available from: https://wellcome.ac.uk/news/wellcome-updating-its-open-access-policy

 

Sobre Jan Velterop

Jan Velterop (1949), geofísico marino llegó a ser editor científico a mediados de 1970. Comenzó su carrera de editor en Elsevier en Ámsterdam. En 1990 se convirtió en director de un diario holandés, pero retornó a la publicación internacional de ciencia en 1993 en Academic Press en Londres, donde desarrolló el primer acuerdo nacional que le dio acceso electrónico a todas las revistas AP a todos las instituciones de educación superior en el Reino Unido (más adelante conocido como el BigDeal). A continuación se unió a Nature como director pero rápidamente se cambió para ayudar a levantar a BioMed Central. Participó en la Budapest Open Access Iniative (BOAI). En 2005 se unió a Springer, con sede en el Reino Unido como Director de Acceso Abierto. En 2008 lo dejó para ir a ayudar en el desarrollo de enfoques semánticos para acelerar el descubrimiento científico. Es un defensor activo del Acceso Abierto conforme al BOAI, en el uso de la microatribución, el sello distintivo de la llamada “nanopublicación”. Publicó varios artículos en ambos temas.

 

Traducido del original em inglés por Ernesto Spinak.

 

Como citar este post [ISO 690/2010]:

VELTEROP, J. Plan S – y cargos por procesamiento de artículos (APC) [online]. SciELO en Perspectiva, 2018 [viewed ]. Available from: https://blog.scielo.org/es/2018/11/27/plan-s-y-cargos-por-procesamiento-de-articulos-apc/

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post Navigation