Ética editorial – los intelectuales también tienen que hacer referencias bibliográficas

A comienzos de este mes de abril, el periódico británico The Guardian publicó un post en la que Zigmunt Bauman¹, el eminente sociólogo de la “modernidad líquida”, rechaza acusaciones de plagio con el argumento de que los académicos de alto prestigio no están obligados a seguir las reglas de referencia que indican los manuales.

Su acusador, Peter Walsh estudiante de PhD de la Universidad de Cambridge, señala que varios pasajes que usa Bauman en su ultimo libro, Does the Richness of the Few Benefit Us All?² son copias casi exactas de sitios Web en general y de la Wikipedia en particular. Que si bien Bauman menciona esas fuentes al pasar, no señala esos pasajes como material copiado (cursivas, entrecomillados, sangrados, etc.), de acuerdo a lo que indican las normas de las universidades sobre plagio, incluso reproduciendo los errores de las fuentes plagiadas.

Lo sorprendente a destacar en esta situación, es que Bauman con más de 30 libros publicados durante casi 60 años, en vez de negar el plagio o dar alguna disculpa, optó por atacar las reglas y los ideales que rigen la atribución en la investigación. Es cierto que Bauman dice que nunca dejó de reconocer la autoría de ideas o conceptos que luego desarrolló o que le inspiraron, lo cierto es que también afirmó que las reglas de citación son tecnicismos que, al final, no son importantes. La editorial Polity, distribuidora de su libro, declinó opinar sobre si había verificado el libro por temas de plagio.

Entre los muchos comentarios y posts publicados en estos días, destacaremos dos de ellos. El primero por Jonathan Bailey en el blog de iThenticate.

Dice Bailey que Bauman se equivoca cuando piensa que hacer referencias a las fuentes es un mero “tecnicismo”. El problema no es que Bauman no esté siguiendo los estilos exactos de la citación, sino que no puede citar a fuentes primarias copiando casi textualmente de las fuentes secundarias. Omitir la atribución no es solamente violar una norma técnica, es quebrar la cadena de atribución, porque la ciencia es una construcción donde cada investigador está parado sobre los hombros de los que le precedieron. Citando a Bailey (2014):

“Esta cadena de atribución es crucial no sólo para mantener la autoría y dar crédito por el trabajo de otros, sino para asegurarse de que otros que lo lean puedan verificar que el trabajo es correcto … Si bien las reglas de citación pueden parecer arcaicas, especialmente en la era de Internet, la comunidad científica tiene que ser cautelosa con cambiar las normas, ya que son fundamentales para la manera en que se obtiene el nuevo conocimiento”. (traducción libre)

El segundo post que queremos destacar, y que es realmente disfrutable de leer, fue escrito por Alberto Bellan en el blog The IPKat. Este blog, que se publica desde junio de 2003, se dedica a los temas de copyright, patentes, tecnología de información y asuntos de privacidad y confidencialidad desde la perspectiva Británica y Europea.

El post de IPKat con el irónico título de: Zygmunt Bauman — liquid copyright or solid plagiarism? presenta una serie de facsímiles lado a lado mostrando efectivamente las fuentes de las partes copiadas en el libro de Bauman. Entonces se hace referencia a los manuales de la universidad de Harvard, y la Universidad de Leeds donde Bauman es profesor, indicando que la copia de pedazos de varias fuentes, donde se cambian algunas palabras aquí y allá, o parafraseando en forma adecuada, el resultado se considera “plagio en mosaico”, y eso es exactamente la transgresión que Bauman hace en múltiples casos en su libro.

No es ninguna pedantería (como lo llamó Bauman) exigir que los autores indiquen cuándo están usando palabras de otros autores. Siempre debe hacerse la atribución al autor copiado, incluso si la fuente es la Wikipedia, pues dicha obra requiere ser citada formalmente de acuerdo a sus propias instrucciones para Creative Commons³.

Resulta muy interesante que en esta sociedad posmoderna, donde las jerarquías fijas, los antiguos órdenes y las reglas clásicas del mundo académico de la modernidad sólida pareciera que comienzan a derretirse alrededor nuestro, mediante la expansión líquida del derecho de autor como lo entiende Zygmunt Bauman.

Esta nota está abierta a opiniones, e invitamos a los lectores de dejar sus comentarios.

Notas

¹ Zygmunt Bauman es un sociólogo, filósofo y ensayista polaco nacido en 1925, conocido por acuñar el término y desarrollar los conceptos de modernidad sólida – modernidad líquida, y la construcción de la identidad personal.

Aunque a Bauman se le considera un pensador ‘postmoderno’, no le cabe el término de postmodernista ya que utiliza los conceptos de modernidad sólida y líquida para caracterizar lo que considera dos caras de la misma moneda.

Bauman plantea que en la modernidad líquida las identidades son semejantes a una costra volcánica que se endurece, vuelve a fundirse y cambia constantemente de forma. La modernidad líquida se refiere al proceso por el cual tiene que pasar el individuo para poder integrarse a una sociedad cada vez más global, pero sin identidad fija, y sí maleable y voluble. La identidad se tiene que inventar, que crear, se tienen que moldear máscaras de sobrevivencia.

Si antes en el siglo XVIII la sociedad se caracterizaba por el sentido de pertenencia del individuo muy marcado entre los distintos estratos sociales, ahora con el auge de las redes sociales y las TICs, las identidades globales, volubles, permeables y propiamente frágiles, oscilan de acuerdo a la tendencia que marca el consumismo.

http://es.wikipedia.org/wiki/Zygmunt_Bauman

² Bauman, Z. Does the Richness of the Few Benefit Us All? Zygmunt Bauman. Polity. 2013. 100 p. Available from: http://www.wiley.com/WileyCDA/WileyTitle/productCd-074567108X.html

³ Wikipedia:Texto de la Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported http://es.wikipedia.org/wiki/Wikipedia:Texto_de_la_Licencia_Creative_Commons_Atribuci%C3%B3n-CompartirIgual_3.0_Unported

Referencias

JUMP, P. Zygmunt Bauman rebuffs plagiarism accusation. The Guardian. 3 April 2013. Available from: http://www.timeshighereducation.co.uk/news/zygmunt-bauman-rebuffs-plagiarism-accusation/2012405.article?utm_campaign=blog-alerts&utm_source=hs_email&utm_medium=email&utm_content=12444770&_hsenc=p2ANqtz–eLVRTV-oi2lSrXnd6Hp6uosuEiAgenw72Pi8_prhaWa_ 8Z52ZTVExxCxmPS3pyo5sCzg1Lggu2rj84WnpzLSr5T8vbA&_hsmi=12444770

BAILEY, J. Why citation is more than a technicality. iThenticate. 8 April 2014. Available from: http://www.ithenticate.com/plagiarism-detection-blog/why-citation-is-more-than-a-technicality?utm_campaign=blog-alerts&utm_source=hs_email&utm_medium=email&utm_content=12444770&_hsenc=p2ANqtz–DNXc9R_g0ltfixryLZO1DdsaKTlXQhoWOIxk5pNxxgNbGh5F6xxW6LiIS35PpNQNac-NoQw_xMQ9nEn2HyMRM2C8Lcw&_hsmi=12444770#.U0_M_GwU-00b

Zygmunt Bauman — liquid copyright or solid plagiarism? The IPKat. 11 April 2014. Available from: http://ipkitten.blogspot.com/2014/04/zygmunt-bauman-liquid-copyright-or.html

 

Ernesto SpinakSobre Ernesto Spinak

Colaborador do SciELO, Ingeniero en Sistemas y Lic. en Biblioteconomía,  con  Diploma de Estudios Avanzados pela Universitat Oberta de Catalunya y Maestría en “Sociedad de la Información” por la Universidad Oberta de Catalunya, Barcelona – España.  Actualmente tiene una empresa de consultoría que atiende a 14 instituciones de gobierno y universidades en Uruguay con proyectos de información.

 

[Revisado en el 08 de Mayo 2014]

 

Como citar este post [ISO 690/2010]:

SPINAK, E. Ética editorial – los intelectuales también tienen que hacer referencias bibliográficas [online]. SciELO en Perspectiva, 2014 [viewed ]. Available from: http://blog.scielo.org/es/2014/04/28/etica-editorial-los-intelectuales-tambien-tienen-que-hacer-referencias-bibliograficas/

 

8 Thoughts on “Ética editorial – los intelectuales también tienen que hacer referencias bibliográficas

  1. Gustavo Andrade on April 30, 2014 at 16:13 said:

    Son muy desafortunados los comentarios de Bauman. Hacer referencias bibliográficas no es un principio técnico sino ético. Hacer investigación es consultar fuentes y referirlas es parte del trabajo de investigación. Ojalá que lo dicho por Bauman no sea la interpretación que se le de en el futuro a referencias fuentes de consulta.

  2. David Franco C. on May 16, 2014 at 15:00 said:

    Me uno y apoyo el comentario de Gustavo Andrade, ya que efectivamente, las referencias bibliográficas no son un principio solo técnico, de índole práctico, pues nos facilita el seguimiento de la fuente de las ideas, sino que es, sobre toda otra consideración, un principio ético-moral de estricta justicia al mérito de quien ya explicó el fenómeno o tema considerado…

    Atte.

    david Franco C.

  3. Maria Espina on November 7, 2014 at 10:24 said:

    Cuando se habla de plagio y los mecanismos para detenerlo, considero que más bien se tendría que pensar en la sociedad y los valores que privan en la misma y cuáles estrategias emplear para hacer entender a los usuarios de la información abierta que de lo único que se trata es de reconocer lo que otros han hecho en la materia consultada. Lo importante es hacer llegar la información a un mayor número de personas y mientras más se utilice cumplirá esa función, la de informar. Claro está, esta situación también puede indicar más que un problema ético-moral, una carencia de formación en las técnicas investigativas, o también puede ser por cumplir una tarea, o sea, no se tiene conciencia de la necesidad de dar a conocer lo hecho por el otro, sino la intención es cubrir una exigencia académica para lograr un título, una calificación, un reconocimiento, … , más que plagiar. Esto es muy común en las escuelas de todos los niveles, la consigna es cubrir un requisito para evitar un castigo y no se mide cómo pero se cumple. Esta ha sido una práctica común en todas las épocas, el detalle es que ahora con los avances de la tecnología y, con esto, la ruptura de fronteras, pues se evidencia de tal manera que hasta se han creado mecanismos de detección cada vez más finos. Así, cada caso debería de ser tratado de manera particular para darle la solución adecuada al mismo.
    Gracias por compartir

  4. Estamos llegando al extremo de lo ridículo. Un día, autor, comentaristas, siéntense a reflexionar animadamente sobre lo (según mi opinión) estúpido que puede resultar una acusación de plagio para el mundo del conocimiento. Para todos los que les preocupa les parece una moneda simbólica que están dispuestos a cambiar en cualquier momento por dinero, por prestigio o por una plaza; para la gente que eso no le interesa, tampoco le interesa como se formaron las ideas, sino las ideas en sí ¿o también vamos a acusar a Kant de entregar párrafos completos de otros autores sin poner comillas? ¿o a Montaigne? (sí, estoy siendo anacrónico a propósito, ríase usted también.

    Pensar que poner comillas o no en un texto le da más o menos valor a lo desarrollado demuestra que en esta época hemos sustituído el valor epistemológico por valores administrativos que, desafortunadamente importan más.

    No quiero hablar a lo tonto, peor estoy seguro que Bauman ha dicho cosas mucho más fundamentales en sus escritos que toda la marejada de académicos que lo quieren linchar por no citar la wikipedia, que, por otra parte, si la hubiera citado, ya lo cusarían por eso. Parece que la mala costumbre de la política de joder por demeritar se traspaso maravillosamente a la academia, y cómo no, si mucha crítica pero bien que comemos del presupuesto. Somos unos hipócritas, y los problemas están en otra parte.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post Navigation