Cómo el Acceso Abierto puede impulsar la carrera de los investigadores

Por Lilian Nassi-Calò

Fotografía adaptada del original: m01229

Fotografía adaptada del original: m01229.

El acceso abierto se proyecta como la modalidad que dominará la publicación de resultados de investigación en todas las áreas del conocimiento. Asociado a software y datos abiertos (open source y open data), este modelo de comunicación científica reconocidamente aumenta la transparencia, accesibilidad y disponibilidad de la ciencias a todos los sectores de la sociedad, promoviendo el crecimiento tecnológico y económico de las naciones. Es una parte integral del avance de la Ciencia Abierta.

Los mandatos en apoyo del acceso abierto, sea por la Vía Dorada (revistas) o de la Vía Verde (repositorios de artículos, de preprints y postprints), están siendo establecidos por las agencias de desarrollo, instituciones y gobiernos en todo el mundo, y se vislumbra en un futuro próximo que el acceso abierto sustituirá totalmente las revistas por suscripción. Incluso las grandes editoriales multinacionales cuyos modelos de negocios continúan basados en la comercialización de suscripciones, conscientes de la irreversibilidad del progreso del acceso abierto, ya están actuando en esa dirección, a través de la creación de revistas de acceso abierto, permitiendo la publicación de preprints y postprints u ofreciendo a los autores la opción de que el acceso a sus artículos sean abiertos en revistas por suscripción en la modalidad híbrida.

La adopción plena del acceso abierto, sin embargo, no se ha logrado principalmente todavía porque los investigadores no están totalmente convencidos de que esta modalidad de publicación va a hacer por sus carreras lo mismo que las llamadas revistas de corriente principal (mainstream) de acceso pago. Un artículo detallado de revisión recién publicado en eLife1 analiza la correlación entre acceso abierto y citaciones recibidas, impacto científico, cobertura por los medios, y el avance en la carrera de los autores. Los resultados muestran claramente que la publicación en acceso abierto, al contrario de lo que muchos piensan, es beneficiosa para los investigadores.

El artículo que se resume en este post, se divide en cuatro temas principales: publicación, financiamiento, gestión y uso compartido de datos, y progreso en la carrera profesional.

Publicación

Aunque algunos estudios controlados no han sido capaces de demostrar que los artículos de acceso abierto (AA) tienen un patrón de citas diferente de las publicaciones no AA, muchos estudios significativos demuestran que los artículos en AA reciben, de hecho, más citas. Una investigación2 realizada con más de 1,3 millones de artículos de 10 disciplinas para un período de 12 años tuvo como resultado que los artículos en AA tienen entre 36 a 172% más citas que los artículos no-AA. Cuarenta y seis de los 70 artículos sobre análisis de citas y acceso abierto registrados en la base de datos SPARC encontraron mayor número de citas en artículos en AA. Sin embargo, 17 artículos no encontraron diferencias y 7 no fueron concluyentes. Es de destacar que el aumento de citas se observó independientemente de la modalidad de acceso abierto usada (revistas AA, opción AA en revistas por suscripción o repositorios). Además, el efecto se mantiene independientemente del hecho de que el archivo sea opción del autor o resultado del mandato de los financiadores o instituciones. Los artículos en AA también reciben mayor atención de los medios (páginas de ciencias de revistas o diarios) y son compartidos en las redes sociales, lo que trae mayor visibilidad a los autores. Además, un estudio3 mostró que los artículos publicados por los medios de comunicación reciben mayor número de citas.

El uso de métricas basadas en las citas para evaluar publicaciones – y sus autores – es una práctica ampliamente difundida, a pesar de ser poco recomendada. El índice principal, el Factor de Impacto (FI), como es reconocido presenta muchas fallas y sesgos, tanto que los firmantes de la San Francisco Declaration on Research Assessment (DORA) recomiendan que no sea usado como índice para evaluar la investigación o los investigadores. Sin embargo, hasta que las burocracias de la meritocracia en la ciencia dejen de usarlo como indicador, el FI es un factor decisivo en la elección de la revista. Últimamente, sin embargo, el FI de revistas en AA indexadas se está acercando constantemente al impacto de las revistas por suscripción. En la edición 2012 del Journal Citation Reports (JCR), en más de 1.000 revistas (13%) que tienen asignado FI eran en AA. Ejemplos como PloS Medicine, Nature Communication y Genome Biology (BMC), todas en AA, tienen FI por encima de 10. Es importante mencionar que los autores del artículo de revisión no aprueban el uso del FI como sinónimo de calidad o prestigio, sino que solo quieren mostrar que los autores no tienen que elegir AA o FI para decidir dónde enviar su trabajo.

Otra idea falsa del AA se refiere al proceso de revisión por pares. Muchas revistas en AA llevan a cabo la revisión por pares de forma transparente, por ejemplo, a través de revisiones abiertas, dando la opción a los autores de publicarlas a continuación del artículo. PeerJ, por ejemplo, informa que el 40% de sus revisores firma las revisiones y 80% de los autores decide publicarlas junto con el artículo. Los estudios muestran que las revisiones abiertas son de mejor calidad que las de modalidad ciego o doble ciego. Sin embargo, persiste la idea entre muchas personas que las revistas en AA no realizan evaluación por pares, o que si lo hacen, son de baja calidad. Un ejemplo de este prejuicio es el artículo de cuestionable metodología de John Bohannon en Science de 20134, en el que informa que 157 entre 304 revistas en AA publicaron artículos fraguados de pésima calidad. Es importante destacar que el experimento de Bohannon no incluyó revistas de suscripción para comparación. Es la opinión de muchos estudiosos de que se trata de una cuestión de tiempo hasta que los autores – y los procesos de evaluación de la ciencia – reconozcan que la apertura de la revisión por pares sólo aumenta la eficiencia y la calidad.

Si a pesar de los argumentos presentados, los investigadores optan por publicar en revistas mainstream de suscripción, existen procedimientos para ofrecer el contenido abierto en la forma de preprints o postprints.

Los repositorios de preprints o eprints permiten la publicación y acceso o descarga libre de costos a todos los interesados. La lista del artículo de eLife, que no es exhaustiva, menciona al menos 15 repositorios institucionales o temáticos, como arXiv, el primero en ser creado en 1991, que publica artículos en las áreas de física, matemáticas, ciencias de la computación y afines, y bioRxiv, creado en 2013, especializado en biología y ciencias de la vida. Los preprints no pasan por la evaluación por pares en la pre publicación, solo un análisis breve por parte de los editores. No se le ocurre a ningún investigador, sin embargo, publicar artículos de baja calidad en la forma de preprint, si no quiere comprometer su credibilidad frente a sus colegas. El evento reciente Accelerating Science and Publication in biology (ASAPbio) demuestra el interés creciente y el apoyo de científicos, financiadores y editores por los preprints. Gran parte de las revistas por suscripción considera para ser publicados a los trabajos depositados como preprints, como se muestra en el informe disponible en la Wikipedia5.

Los autores también pueden ofrecer sus manuscritos presentados para la publicación en revistas tradicionales a repositorios en acceso abierto (postprints). De los más de 2.000 editores enumerados en la base SHERPA/RoMEO, 72% de ellos autorizan a los autores a archivar sus manuscritos o incluso la versión final de la editorial, después de un período de embargo normalmente de 6 a 12 meses. Sin embargo, hay revistas que no autorizan a los autores a auto archivar sus artículos. En estos casos, los autores pueden presentar una adenda (hay modelos disponibles en el portal de SPARC) autorizándolos a conservar los derechos de autor para depositar una copia del artículo en un repositorio de AA.

Para muchos investigadores, el cobro de tasas de publicación (article processing charges, APC) constituye un impedimento para publicar en revistas en AA. El pago, sin embargo, no es la práctica de la mayoría de las revistas en AA, y además, las revistas por suscripción también cobran page charge de los autores. Un estudio de 2014 con 1.357 revistas en AA mostró que el 71% de ellas no cobra APC, el mismo porcentaje encontrado por otros estudios con mayor número de revistas. Ejemplos como eLife, Open Science, y los que pertenecen a la Open Library of Humanities son citados en la revisión, que también incluye SciELO y Redalyc como colecciones que no practican el APC. De hecho, apenas 20% de las revistas de SciELO Brasil cobra APC para cubrir costos de publicación, ya que la gran mayoría de los editores están vinculados a sociedades científicas e instituciones de investigación y no tienen fines lucrativos.

De todos modos, los valores de APC aplicados por las revistas en AA están muy por debajo de las tasas de publicación de revistas por suscripción. Los editores de AA que cobran tasas más elevadas (por ejemplo, PloS o Frontiers, por encima de US$ 1.000 por manuscrito), consideran la exención de tasas de autor con restricciones financieras, o de países de renta media o baja. Las agencias de financiación, sin embargo, están cubriendo cada vez más los costos de publicación en AA de las investigaciones que financian.

Financiación

Recibir ayuda para la investigación de las agencias de financiación es fundamental para la continuación del trabajo de los investigadores, la orientación de estudiantes, y proyección en la carrera. La obtención de la ayuda está vinculada directamente al desempeño del investigador, principalmente las publicaciones. Además del financiamiento público, han surgido fundaciones institucionales y privadas, sobre todo en los últimos años, oportunidades destinadas específicamente a financiar – y premiar – la investigación abierta y los datos y software abiertos. Se trata de financiadores tradicionales como por ejemplo Wellcome Trust, NIH, y SPARC, que están destinando fondos a la investigación abierta, o de nuevas iniciativas creadas especialmente con esta visión, como es el caso de Shuttleworth Foundation (fundada en 2007) y el Mozilla Science Lab (2013) entre otros.

Es importante destacar el papel pionero de la Fundação de Amparo a Pesquisa do Estado de São Paulo (FAPESP), en el desarrollo y financiamiento ininterrumpido del Programa SciELO, que opera a través de una red de 15 colecciones nacionales de revistas en acceso abierto, además de una colección de revistas en salud pública y otra de libros académicos. En conjunto, la red publica más de 1.000 revistas. Creada en 1998 con el objetivo de fortalecer y aumentar la visibilidad de la comunicación científica del Brasil el modelo se extendió internacionalmente para otros 11 países de América Latina y Caribe, España, Portugal y África del Sur. Las colecciones nacionales son gestionadas y financiadas de manera descentralizadas por las agencias e instituciones nacionales de apoyo a la investigación.

La idea de que la investigación financiada con recursos públicos debe ponerse a disposición en forma abierta a la sociedad se viene consolidando en los últimos años y, en consecuencia, las agencias públicas de financiación, no solamente están prefiriendo, sino determinando que los resultados sean publicados en acceso abierto. Los National Institutes of Health (NIH) de EUA fueron pioneros, en 2008, en implementar la política de acceso abierto, seguidos por la Universidad de Harvard en el mismo año, la Academia Nacional de Ciencias de China (2009) y la National Science Foundation (2011). A continuación los Centers for Disease Control and Prevention (CDC), el Departamento de Defensa de los EUA y la agencia espacial NASA, implementaron en 2015 mandatos de acceso abierto. En este mismo año, Francia puso en marcha el proyecto de ley “Por una República Digital”, y lo sometió a consulta pública. Agencias de desarrollo como Wellcome Trust, CERN, UNESCO, la Fundación Bill y Melinda Gates, y muchas otras establecieron mandatos semejantes. Muchas de ellas también determinan que los contenidos publicados en AA deben ser regidos por la Licencias Creative Commons CC-BY, la menos restrictiva de todas. La evolución del número de mandatos de acceso abierto en todo el mundo, compilada por los autores del artículo de revisión en eLife, pasó de cerca de 100 en 2005 a casi 800 en 2016.

Gestión y el intercambio de datos

A pesar de tener que cumplir con las políticas de acceso abierto de los financiadores, los autores no pueden visualizar de inmediato las ventajas de publicar en acceso abierto. Una de ellas se refiere a la preservación y accesibilidad de los datos, para acceso futuro por los propios autores y por terceros. La preparación de datos para el intercambio demanda esfuerzo, sin embargo es más fácil que intentar reconstruir los datos después de algunos años, además de aumentar su transparencia y reproducibilidad.

El intercambio de datos, además, lleva a un mayor número de citas del artículo correspondiente, como fue observado por varios estudios citados en eLife. Otro estudio que incluyó proyectos de NSF y NIH encontró que aquellos con datos compartidos generaron, en promedio, 10 publicaciones, contra cinco de proyectos que no compartieron datos. Otro aspecto es que los datos depositados pueden ser utilizados – y citados – por otros autores. Sin embargo, el beneficio real de la práctica de compartir datos trasciende las citas, ya que es difícil estimar la contribución científica y la visibilidad resultantes del intercambio, como ser el aumento de la reproducibilidad, la transparencia y el tiempo y recursos economizados al evitar que sean repetidos experimentos ya realizados. La iniciativa Making Data Count, creada en 2015, tiene como objetivo incentivar el reconocimiento de conjuntos de datos como producción científica pasible de ser citada, y ser evaluados con métricas de impacto científico.

Avance en la carrera

Se sabe que la colaboración entre los científicos y/o grupos de investigación, especialmente la colaboración internacional, fortalece a la ciencia y aumenta el impacto de las publicaciones, posiblemente por aumentar la exposición de los artículos a una comunidad científica ampliada.

La práctica de publicación en acceso abierto y datos y software abierto trae un beneficio adicional a los investigadores, en lo que tiene que ver con la colaboración entre autores. La publicación e intercambio de datos en acceso abierto facilita la interacción entre investigadores y posibilita asociaciones que pueden potencialmente generar colaboración intra o interdisciplinaria. Este aspecto adquiere mayor relevancia en lo que se refiere al desarrollo de software abierto, permitiendo que virtualmente cualquier persona pueda contribuir en crear o mejorar programas.

Como se ha mencionado al comienzo de este post, la adopción más amplia del acceso abierto a las publicaciones se ve obstaculizada por los sistemas vigentes de evaluación de la producción científica y meritocracia. El cambio en la actitud de instituciones, agencias de desarrollo y editores, puede cambiar por completo la noción – errónea – de que la publicación de acceso abierto es inferior en calidad e impacto a la publicación en revistas por suscripción.

En los últimos años, la comunidad científica internacional, las agencias e instituciones de desarrollo están reconociendo cada vez más la limitación de métricas a nivel de revista (índices basados en citas) y dando mayor importancia a las métricas alternativas (altmetrías) en la evaluación de resultados de investigación. En 2013, se produjo el lanzamiento de la San Francisco Declaration on Research Assessment (DORA) por la American Society for Cell Biology, que recomienda no usar métricas basadas en citas, incluyendo el FI, para evaluar la investigación y los investigadores. Hasta la fecha, más de 12.000 individuos y más de 700 instituciones en todo el mundo se han convertido en firmantes de la Declaración. En 2015, el informe de la Higher Education Funding Council for England para el Research Excellence Framework – el sistema que evalúa las instituciones de enseñanza superior del Reino Unido, también rechazó el uso del FI y de otras métricas a nivel de revista. Lo mismo ocurrió con muchas instituciones de investigación norteamericanas para evaluar contrataciones y avances en la carrera. La Universidad de Leiden, en Bélgica, fue más lejos, requiriendo que las publicaciones consideradas para promociones, a partir de setiembre de 2014, fueran depositadas en el repositorio de AA de la institución. También en este sentido, la Universidad Ludwig-Maximilians, en Alemania, comenzó a demandar a los candidatos a contratación una descripción de sus prácticas de ciencia abierta durante el proceso de selección.

La publicación en acceso abierto, así como los datos abiertos y software, están evolucionando constantemente, y se están elaborando definiciones precisas y buenas prácticas, tales como el Directory of Open Access Journals (DOAJ) – Principios de Transparencia y Buenas Prácticas en Publicación Científica y la iniciativa Data FAIRport, referente a los datos abiertos. La apertura puede ser ejercida en diferentes niveles, y no exige que todos piensen de la misma manera, o que participen de la transición en la misma velocidad. Las discusiones sobre el tema son frecuentes y ubicuas. En la medida en que los investigadores se sientan cómodos y experimenten sus beneficios, se producirá una mudanza cultural que dará lugar a la adopción de nuevas prácticas cada vez más abiertas pare el beneficio de todos.

Notas

1. MCKIERNAN, E. C., et al. How open science helps researchers succeed. eLife. 2016, 10.7554/eLife.16800. DOI: 10.7554/eLife.16800.

2. HAJJEM, C., HARNAD, S. and GINGRAS, Y. Ten-Year Cross-Disciplinary Comparison of the Growth of Open Access and How it Increases Research Citation Impact. IEEE Data Engineering Bulletin. 2005, vol. 28, nº 4, pp. 39-47.

3. KIERNAN, V. Diffusion of News about Research. Science Communication. 2003, vol. 25 nº 1, pp. 3-13. DOI: 10.1177/1075547003255297.

4. BOHANNON, J. Who’s Afraid of Peer Review? Science. 2013, vol. 342, nº 6154, pp. 60-65. DOI: http://dx..org/10.1126/science.342.6154.60.

5. List of academic journals by preprint policy. Wikipedia. [viewed 11 July 2016] Available from: https://en.wikipedia.org/wiki/List_of_academic_journals_by_preprint_policy

Referencias

BOHANNON, J. Who’s Afraid of Peer Review? Science. 2013, vol. 342, nº 6154, pp. 60-65. DOI: http://dx..org/10.1126/science.342.6154.60.

HAJJEM, C., HARNAD, S. and GINGRAS, Y. Ten-Year Cross-Disciplinary Comparison of the Growth of Open Access and How it Increases Research Citation Impact. IEEE Data Engineering Bulletin. 2005, vol. 28, nº 4, pp. 39-47.

KIERNAN, V. Diffusion of News about Research. Science Communication. 2003, vol. 25 nº 1, pp. 3-13. DOI: 10.1177/1075547003255297.

LARIVIERE, V, et al. A simple proposal for the publication of journal citation distributions. bioRxiv. 2016. DOI: http://dx..org/10.1101/062109. No prelo.

List of academic journals by preprint policy. Wikipedia. [viewed 11 July 2016] Available from: https://en.wikipedia.org/wiki/List_of_academic_journals_by_preprint_policy

MCKIERNAN, E. C., et al. How open science helps researchers succeed. eLife. 2016, 10.7554/eLife.16800. DOI: 10.7554/eLife.16800.

NASSI-CALÒ, L. Declaración recomienda eliminar el uso del Factor de Impacto en la evaluación de la Investigación. SciELO en Perspectiva. [viewed 10 July 2016]. Available from: http://blog.scielo.org/es/2013/07/16/declaracion-recomienda-eliminar-el-uso-del-factor-de-impacto-en-la-evaluacion-de-la-investigacion/

NASSI-CALÒ, L. El proyecto Making Data Count incentiva el intercambio de datos de investigación. SciELO en Perspectiva. [viewed 11 July 2016]. Available from: http://blog.scielo.org/es/2015/10/01/el-proyecto-making-data-count-incentiva-el-intercambio-de-datos-de-investigacion/

NASSI-CALÒ, L. Polémico artículo en Science expone debilidades en la revisión por pares en una serie de revistas de acceso abierto. SciELO en Perspectiva. [viewed 15 May 2016]. Available from: http://blog.scielo.org/es/2013/11/05/polemico-articulo-en-science-expone-debilidades-en-la-revision-por-pares-en-una-serie-de-revistas-de-acceso-abierto/

Sustainability Science in a Global Landscape. Elsevier. 2015. Available from: http://www.elsevier.com/research-intelligence/resource-library/sustainability-2015

Links externos

arXiv – <http://arxiv.org>

bioRxiv – <http://biorxiv.org>

DataFAIRport – <http://www.datafairport.org/>

DOAJ Principles of Transparency and Best Practice in Scholarly Publishing – <http://doaj.org/bestpractice>

FAPESP – <http://www.fapesp.br/>

Mozilla Science Lab – <http://science.mozilla.org/>

Scholarly Publishing and Academic Resources Coalition, SPARC – <http://sparcopen.org/>

Shuttleworth Foundation – <http://shuttleworthfoundation.org/>

 

lilianSobre Lilian Nassi-Calò

Lilian Nassi-Calò estudió química en el Instituto de Química de la USP, tiene un doctorado en Bioquímica por la misma institución y un pos doctorado como becaria de la Fundación Alexander von Humboldt en Wuerzburg, Alemania. Después de concluir sus estudios, fue docente e investigadora en el IQ-USP. Trabajó en la industria privada como química industrial y actualmente es Coordinadora de Comunicación Científica en BIREME/OPS/OMS y colaboradora de SciELO.

 

Traducido del original en portugués por Ernesto Spinak.

 

Como citar este post [ISO 690/2010]:

NASSI-CALÒ, L. Cómo el Acceso Abierto puede impulsar la carrera de los investigadores [online]. SciELO en Perspectiva, 2016 [viewed ]. Available from: http://blog.scielo.org/es/2016/07/20/como-el-acceso-abierto-puede-impulsar-la-carrera-de-los-investigadores/

 

3 Thoughts on “Cómo el Acceso Abierto puede impulsar la carrera de los investigadores

  1. Pingback: Cómo el Acceso Abierto puede impulsar la carrera de los investigadores | SciELO en Perspectiva | INVESTIGACIÓN

  2. Javier Santovenia on July 22, 2016 at 16:13 said:

    A medida que se genera mas contenidos, adquiere mayor importancia la colaboracion entre los investigadores en los procesos de intercambio de datos. De este modo aumenta la eficiencia en la recuperacion de informacion para la toma de decisiones.

  3. Pingback: Hay un sábado de común denominadores | Sursiendo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post Navigation